Horno fundición a carbón
Principal ] Arriba ]

 

 

Se trata de un horno que funciona con carbón vegetal y es capaz perfectamente de fundir aluminio para hacer piezas en moldes de arena. La mayoría de los hornos que vi en Internet fueron construidos aprovechando dos cubos de pintura, lo cual es una solución buena y rápida para un horno pequeño. Otros utilizaron incluso botellas de gases o de bombonas de butano, que cortándolas por la mitad se hace un horno con muy buena pinta...

Yo lo que tenía más a mano para la carcasa del horno era un calentador de agua eléctrico. Al abrirlo vi que dentro de la lata había otra de acero más grueso que es el depósito de agua. Pensé en usar el de dentro, pero me quedé con la fuera porque tiene mejor apariencia y da menos trabajo.

Tardé varios días en reunir el cemento y todo lo necesario así que lo primero que hice fue pintar la lata, aunque lo mejor es pintar al final porque después de soldar en ella tuve que volver a pintar otra vez :-). Un detalle inteligente, el único que tuve, es ponerle ruedas antes de meter el cemento dentro :-), después no hay quien mueva eso. Me compré 2 ruedas que soportan hasta 50Kg cada una, y el peso real del horno ha de estar alrededor de los 30Kg, pues se tragó un saco de 25Kg de mortero refractario y varios kilos de piedras. Las ruadas se acoplaban a cualquier barra de cierto diámetro. Probé con las barras que tenía y una valía bien. Estrené el soldador de arco eléctrico haciendo un triángulo metálico al que soldé la barra con las ruedas y luego lo atornillé a la lata por debajo.

A la tapa le hice un agujero por arriba de unos 5 cm de diámetro, quizá sería mejor más grande, para que los gases salieran por el. Hice una malla con alambre dentro de la tapa que va sujeta con tornillos para que cuando se llene de cemento, después de secar, no se separe del metal.

Para llenar la lata con mortero refractario y piedras le puse una rejilla metálica y un tubo de PVC de 20cm de diámetro, en el centro, donde debe quedar hueco para el carbón y el crisol. Llené de cemento todo alrededor y cuando ya estaba suficientemente duro saqué el tubo de PVC antes de que quedara pegado :-). Quedó la rejilla metálica con la forma del tuvo, con la única función de contener al cemento mientras no está bien fraguado. Creí conveniente retirar el tubo cuanto antes para que le de el aire al cemento. La rejilla se oxidará y caerá con el tiempo y uso pero no tiene importancia. El cemento una vez fraguado ya resiste por sí solo.

No se hay que olvidar de hacer unos agujeros por los lados y abajo para meter tubos y soplar aire mismo hacia el carbón. Deben estar lo más abajo posible para que el aire valla subiendo y alimentar todo el carbón. Además puse una rejilla plana dentro del hueco que es la base donde irá el carbón dejando una pequeña distancia entre esta y la base de cemento. Así los tubos de ventilación meten aire entre estas dos y permitiendo que se alimente por igual todo el carbón. Además esta rejilla deja caer la ceniza abajo para que no estorbe al paso del aire entre las piedras de carbón. No creo que sea un detalle importantísimo pero seguro que es bueno. Además ya se me está rompiendo la rejilla después de usarlo varias veces porque se consume con el calor y el carbón. Para inyectar el aire utilicé un soplador de construcción casera. Hay gente que usa un secador de pelo pero no funciona bien con carbón y menos con un horno tan grande. Algún día haré uno con un motor de aspiradora :-).

Algunas fotos de la construcción del horno:

 Desmontando el calentador de agua. La lata de afuera será el horno y lo de adentro no lo usaré para nada. Las virutas marrones son como esponja que aísla el calor. No vale como refractario :-).

 

Esta es la lata pintada sin ninguna modificación aún.

 

 

Ya le puse ruedas en una barra que va soldada a un triángulo. El triángulo lo atornillé a la base dejando los tornillos largos hacia adentro para que se agarren en el cemento. 

 

El tubo de PVC, la rejilla y la tapa para el horno.

 

 

 Ya le puse ruedas y le soldé unas barras que permitirán agarrado y moverlo. (Son demasiado pequeñas y deberían doblarse hacia arriba por comodidad).

 

  A medio llenar de cemento. Se ve la rejilla que iba enrollada al tubo de PVC antes de sacarlo.

 

 Vista por delante. Hasta tiene pinta de horno...

 

 La tapa a la que hice el agujero para la salida de gases y le puse una maya de alambre que sujetará el bloque de cemento. La tapa sola ya pesa lo suyo :-).

 

Algunas varillas que compré. Para el horno sólo usé una redonda como eje para las ruedas, un tubo para las asas y la plana para hacer el triángulo de la base.

 

 No me molesté en pintar con brocha... :-)

 

 

 

Se pudo haber hecho mejor... La capa de cemento resultó demasiado gorda, no es malo pero cuesta más, pesa más y reduce la capacidad del hueco para meter el crisol con el carbón. Además pude haber usado el depósito de agua que ya venia dentro para hacer el agujero metiendo el cemento entre este y la lata. Así no hay que usar el tubo de PVC ni otra cosa... Eso si, no creo que fuera conveniente dejar dentro el depósito porque traga calor y luego no se enfría en tres días :-). Otro fallo es que los agujeros de la ventilación había que hacerlos antes de meter el cemento, porque después fue más difícil.